Cantante de k-pop Kwon Mina intentó suicidarse. ¿Por qué tantos "idols" luchan con su salud mental?

La conversación sobre salud mental en los artistas de k-pop cada vez es más amplia

09 agosto 2021 |

La cantante Kwon Mina, exintegrante del grupo de k-pop AOA, intentó quitarse la vida. La artista fue encontrada con hemorragia, por lo que fue sometida a cirugía de emergencia, de acuerdo con la agencia Hankook Ilbo.

Mina salió de la mencionada agrupación en 2018, cuando gozaban de gran éxito. Ese año reveló que había sufrido bullying por parte de su compañera Shin Jimin, lo que le había generado depresión hasta autolesionarse. No es el primer intento de suicidio de la artista, según varias de sus publicaciones en Instagram.

¿Qué pasa con la salud mental de los "idols"?
Este caso se une a la lista de "idols" que se han quitado la vida. En 2019, la cantante y actriz Sulli fue encontrada muerta en su apartamento. Ese mismo año también tuvieron el mismo desenlace a actriz y cantante Goo Hara, y Cha In-ha, de Surprise U. Dos años antes, Kim Jong-hyun, exvocalista de SHINee, también se suicidó. Tenía 27 años.

Los anteriores son solo algunos de decenas de ejemplos de celebridades coreanas jóvenes que se han quitado la vida. Corea del Sur es el cuarto país del mundo con la tasa más alta de suicidios y el primero dentro de los países de la OECD, según reportes de las autoridades de salud coreanas.

"La culpa en general es de la sociedad coreana. Muchas personas con problemas de salud mental son reacias a tomar medicamentos pues no quieren ser percibidas como débiles de mente", declaró en The Guardian la neuróloga Ryu Sang-ho.

El k-pop es un género sumamente alegre y positivo. Sin embargo, es de amplio conocimiento que los "idols" están expuestos desde muy jóvenes a largas horas de trabajo y preparación física, así como a un fuerte escrutinio a su imagen corporal. Por supuesto, en redes sociales reciben miles y miles de comentarios, muchos de los cuales pueden llegar a ser destructivos.

En el caso de las mujeres, en ocasiones reciben aún más críticas. "La sociedad surcoreana se aferra a la idea de que los hombres deben ser respetados y las mujeres no merecen respeto, o al menos no tanto", añade Ryu. Algunas son criticadas por cosas como leer sobre feminismo, no usar brasier o no sonreír lo suficiente.