Panamá potencia el e-commerce

Pese a que el comercio electrónico tiene como objetivo agilizar las compras de cualquier tipo de producto e incluso hacerlos llegar a domicilio para la satisfacción del cliente, esta modalidad aún no parece ser totalmente atractiva para los panameños que actualmente sitúan sus preferencias en seguir asistiendo a los malls, como única alternativa para realizar sus compras.

07 enero 2020 |

Pese a que el comercio electrónico tiene como objetivo agilizar las compras de cualquier tipo de producto e incluso hacerlos llegar a domicilio para la satisfacción del cliente, esta modalidad aún no parece ser totalmente atractiva para los panameños que actualmente sitúan sus preferencias en seguir asistiendo a los malls, como única alternativa para realizar sus compras.

Robert Vanselow, experto en gerencia de ventas, desarrollo de negocios, mercadeo digital y big data, reconoció que debido a los largos periodos de entrega de productos que se adquieren online, las personas optan por ir a las tiendas físicas a comprar.

Otra desventaja que ha opacado el uso de las plataformas digitales, en opinión del ejecutivo, radica en el desconocimiento que aún tienen las personas sobre estas herramientas.

“Para evitar esta situación las empresas deben ofrecer la mayor cantidad de información en sus páginas web”, apuntó el ejecutivo.

Vanselow explicó que la clave del e-commerce se fundamenta en optimizar la experiencia del comprador, que al no poder ver el producto físicamente, el comerciante debe informar en cada detalle posible del mismo, para que su usuario haga su propio análisis y comparación antes de realizar la compra.

“Es vital ofrecer información significativa del producto, la transacción, entrega, términos y condiciones en procesos de reclamo o devolución y tener actualizada una sección de preguntas frecuentes, tratando de abarcar todas las interrogantes que pueda tener el consumidor”, comentó.

El desarrollador de negocio expresó que se deben ofrecer además distintas alternativas de comunicación en el proceso de compra en las que el cliente pueda comunicarse con el equipo de servicio al cliente del sitio web, ya sea por teléfono, correo, vía Whatsapp, etc.

“La página web es como una sucursal adicional del comercio, por lo cual su contenido e información debe recrear la experiencia que sucede en las tiendas y hacer que el consumidor se sienta cómodo y confiado al realizar la compra”, indicó Vanselow.

No obstante, el estudioso de mercadeo digital y big data manifestó que uno de los principales fallos que afectan la experiencia de comprar en línea hoy en día en Panamá están en el ámbito financiero, tecnológico y logístico, y ocurren al inicio y al final del proceso, en donde los usuarios deben estar vigilantes para prevenir el fraude y estar atentos a la verificación de información al momento del pago, como los datos del comprador, tarjeta y lugar de residencia, entre otros.

De acuerdo con Vanselow, es importante contar con proveedores y sistemas que detecten fraudes e ilegitimidad en las transacciones. “De nada vale tener una web con un excelente concepto y diseño, y productos de calidad con buenos precios, si descuidamos lo que considero son las claves para el éxito en el e-commerce: la prevención del fraude, un eficaz sistema de pago y una eficiente entrega en un tiempo razonable”, destacó.

En este contexto, el empresario señaló que se debe trabajar en las malas experiencias que han tenido algunos compradores, ya sea por errores del sistema o de inventarios y que los hicieron descontinuar la práctica, para así mejorar el servicio.

El ejecutivo destacó que existen estudios donde se refleja aumentos de alrededor del 12% de compradores registrados en el 2018 y con perspectiva de aumento. “Está comprobado que los panameños compran online y esto hay que seguir incentivándolo”, dijo.