Aqua-Fi, el WiFi para conectarse bajo el agua

Dado que las ondas de radio viajan mal a través del agua, un grupo de científicos de Arabia Saudí han desarrollado una versión submarina del Wi-Fi. Se llama Aqua-Fi y permitirá a los buzos transmitir información inalámbrica a la superficie.

19 junio 2020 |

Una investigación se ha propuesto la creación de una versión acuática de la tecnología Wi-Fi. Su lanzamiento se remonta a 2018, año en el que científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah de Arabia Saudita (KAUST) se sirvieron de láseres para transmitir video HD a través del agua. Su nuevo sistema experimental, conocido como Aqua-Fi, se ampara en este descubrimiento.

Aqua-Fi se trata de un sistema inalámbrico subacuático que admite servicios de Internet, como el envío de mensajes multimedia mediante LED o láser. Los LED proporcionan una opción de baja energía para la comunicación a corta distancia, mientras que los láseres pueden transportar datos más lejos, pero necesitan más potencia.

El experimento logró que un buzo enviase datos, como un vídeo o una fotografía, desde un teléfono inteligente contenido en una carcasa hermética. Inicialmente, esos datos se transmitirían en forma de ondas de radio a un pequeño dispositivo situado sobre el tanque de oxígeno que emplean los submarinistas.

A posteriori, sería una microcomputadora la encargada de transformar los datos en una serie de pulsos de luz ultrarrápidos. Cada uno de ellos representaría un 1 o un 0 en código binario. Los pulsos se emitirían posteriormente hacia la superficie, utilizando un láser integrado de 520 nanómetros o una matriz de LED verdes: los LED podrían enviar datos a distancias relativamente cortas con poca potencia, mientras que el láser podría enviarlos más lejos pero demandaría mayor energía para cumplir su cometido.

Al llegar a la superficie, los pulsos de luz serían recibidos por un fotodetector en la parte inferior de un barco, y un ordenador conectada los volvería a convertir en las fotos o videos originales. A partir de ahí, los archivos podrían cargarse en Internet vía satélite. Los autores registraron una velocidad máxima de transferencia de datos de 2.11 megabytes por segundo y un retraso promedio de 1.00 milisegundos para un viaje de ida y vuelta. "Esta es la primera vez que alguien usa Internet bajo el agua de forma completamente inalámbrica", revela el científico principal del estudio, Basem Shihada.

Como explican desde New Atlas, hasta el momento presente el sistema Aqua-Fi se ha utilizado para cargar y descargar multimedia entre dos ordenadores situados a pocos metros de distancia en aguas tranquilas, pero plantea grandes desafíos para su aplicación en el mundo real.

Uno de los principales retos consiste en eludir el efecto de dispersión de la luz del agua que se produce cuando esta se mueve rápidamente debido al oleaje o a la presencia de animales submarinos. Para ello, una solución es el uso de un receptor esférico, capaz de detectar pulsos de luz provenientes de todos direcciones.

"Hemos creado una forma relativamente barata y flexible de conectar entornos submarinos al Internet global", destacaba Shihada. "Esperamos que algún día, Aqua-Fi sea tan ampliamente utilizado bajo el agua como el Wi-Fi esté sobre el agua". Ahora, aguardan a mejorar la calidad del enlace y el rango de transmisión con componentes electrónicos más rápidos, además de apostar por el receptor esférico.

La investigación detallada se encuentra publicada en un artículo disponible en la revista IEEE Communications. "Esperamos que algún día, Aqua-Fi sea tan ampliamente utilizado bajo el agua como el WiFi sobre el agua", sueñan sus responsables.