La Nasa ofrece 45 millones de dólares para resolver los riesgos del alunizaje

La Nasa está preparando una cadencia regular de viajes a la Luna bajo el programa Artemisa

07 julio 2021 |

La Nasa está preparando una cadencia regular de viajes a la Luna bajo el programa Artemisa. Para ayudar a la agencia a afinar su enfoque, adjudicará contratos firmes de precio fijo de hasta 45 millones de dólares para trabajos dirigidos comercialmente bajo un amplio anuncio publicado este jueves.

La Nasa busca nuevos trabajos para madurar diseños y realizar tareas de reducción de riesgos de tecnología e ingeniería para el sistema de aterrizaje tripulado (HLS), que transportará a los astronautas de Artemisa desde la órbita lunar a la superficie y viceversa. Antes de abrir la convocatoria para el transporte lunar espacial comercial de forma recurrente, la Nasa está pidiendo a las empresas estadounidenses que perfeccionen los conceptos y las medidas de seguridad de HLS.

Las empresas a las que se les adjudique trabajo en virtud de esta adquisición de investigación y desarrollo, conocida como NextSTEP-2 Apéndice N, ayudarán a la Nasa a pulir los requisitos para la futura solicitud de servicios recurrentes, que garantizarán viajes regulares con tripulación desde Gateway en órbita lunar a la superficie lunar y viceversa.

“Estamos preparando a la industria estadounidense para que se convierta en proveedores de servicios confiables en el mercado lunar”, dijo Greg Chavers, asistente adjunto de Ingeniería de Sistemas e Integración para vuelos espaciales tripulados en la sede de la Nasa en Washington. “Aprovechando el ingenio estadounidense, los astronautas de Artemisa explorarán nuevas áreas de la Luna, donde descubriremos los misterios del sistema solar en beneficio de todos”.

El objetivo de la Nasa es permitir el enfoque a largo plazo más seguro y de menor coste para acceder a la superficie lunar y ser solo uno de los múltiples clientes que compran servicios en el mercado de transporte lunar.

“El enfoque para los servicios recurrentes de aterrizaje en la Luna es verdaderamente un esfuerzo colectivo entre la Nasa y la industria de los Estados Unidos”, dijo Lisa Watson-Morgan, responsable del programa del sistema de aterrizaje humano en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la Nasa en Huntsville, Alabama. “Este anuncio es una oportunidad para que el sector privado pionero reclame su participación en la economía lunar emergente y haga historia con la Nasa”.

La participación temprana permite a las empresas continuar el desarrollo de sus conceptos HLS sostenibles, brinda una oportunidad para que nuevas empresas ingresen al competitivo mercado lunar y les da acceso a expertos de la Nasa. Esta es una oportunidad distinta de la misión inicial de demostración del aterrizaje lunar tripulado, que servirá como prueba de concepto para la arquitectura del aterrizaje lunar Artemisa.

“Llevar astronautas a la Luna y lograr una presencia resistente allí, no es poca cosa. Los módulos de aterrizaje lunares son una pieza importante necesaria para poner a Artemisa en movimiento hacia ese objetivo”, dijo Kathy Lueders, administradora asociada de la Nasa para Exploración y Operaciones Humanas. “Estamos un paso más cerca de demostrar, una vez más, que la Nasa es un líder mundial en exploración espacial. Nuestra presencia en la Luna inspirará a la próxima generación de diversos científicos, ingenieros y exploradores a dar saltos aún mayores”.

Además de solicitar estudios de diseño y actividades de reducción de riesgos, el anuncio amplio de la agencia del Apéndice N busca comentarios de la industria sobre el mantenimiento de los requisitos de HLS, así como la garantía de seguridad y misión, diseño y construcción, y estándares médicos y de salud. La Nasa espera otorgar contratos del Apéndice N de HLS antes de que finalice el año calendario y luego buscar propuestas para servicios HLS repetibles en 2022.

Las misiones Artemisa incluirán el envío de un conjunto de nuevos instrumentos científicos y demostraciones de tecnología para estudiar la Luna, el alunizaje de la primera mujer y la primera persona de color en la superficie de nuestro satélite y el establecimiento de una presencia a largo plazo. La agencia aprovechará su experiencia y tecnologías de Artemisa para prepararse para el próximo gran salto de la humanidad: enviar a los astronautas en un viaje de ida y vuelta de dos años a Marte y viceversa.